Alfredo Mongelos, director de la SINAFOCAL

"Queremos dejar un legado en la institución"

La Fundación Saraki y la SINAFOCAL (Sistema Nacional de Formación y Capacitación Laboral del Paraguay) vienen trabajando juntas desde el año 2012, ofreciendo oportunidades de fortalecimiento y desarrollo de habilidades para el trabajo, a través de cursos que apuntan o buscan aumentar las oportunidades de inserción efectiva al mundo laboral de personas con discapacidad. A casi 10 años de esta alianza, conversamos con el director de la SINAFOCAL, Alfredo Mongelos, quien mostró su satisfacción por los resultados obtenidos y, sobre todo, por el aprendizaje logrado.

Para el economista, Máster en Proyectos y Gobierno, fue importante el acercamiento a sectores específicos de la población paraguaya: las personas privadas de su libertad, jóvenes buscadores de primer empleo, pueblos indígenas y personas con discapacidad. “Tomamos estos sectores para poder trabajar, porque vimos que no se llegaba a ellos de manera efectiva, y al mismo tiempo quisimos hacerla más inclusiva, con alcance a los 17 departamentos, también con las familias que forman parte del entorno de los participantes, que antes no tenían quizás la oportunidad de formarse”, refirió el titular de la organización estatal. Agregó que el año pasado, el desafío creció, al tener que transformar todo lo planificado al entorno virtual, y es ahí donde resaltó la labor de la Fundación Saraki.  “Fue ese aliado estratégico ideal, para poder reformar las mallas curriculares, contenidos programáticos, cambiar toda la estrategia a una formación en línea, donde era preponderante que las personas con discapacidad tengan el mismo acceso que las demás personas y hoy podemos ver resultados extraordinarios”, mencionó Mongelos.

 

Las experiencias que el joven Director de la SINAFOCAL señala como marcante e importante en su vida profesional, son los encuentros con los jóvenes, de quienes admira el entusiasmo y el deseo de superación que tienen. “Ver como se forman, se capacitan, como trabajan, también como nos hablan, nos cuentan sus experiencias, es muy lindo y gratificante, hasta ahora algunos me siguen escribiendo y contándome como les va. Participar del éxito de personas que erróneamente estaban excluidas no solamente del sistema laboral, sino de la sociedad misma, es una gran satisfacción”, acotó.

 Otro punto relevante para Alfredo Mongelos es que actualmente las empresas están viendo como el capital humando formado de la mano de la SINAFOCAL y Saraki pueden ser parte también de la cadena de valor (de las empresas).  “Hubo un rezago en la inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral, a veces por el miedo, las dudas del empresario, y también por falta de comunicación efectiva, ya que existe una ley que exige que el 5% de todos los colaboradores de las instituciones tienen que contar con personas con discapacidad, eso muchas veces no se cumple, pero más allá de nuestra labor, buscamos esa apertura de las empresas y en ese sentido, Saraki tiene una voz muy importante”, refiere al respecto.

Mencionó a la Red SUMMA, y que gracias a la alianza con la Fundación Saraki, hoy están trabajando con todas las empresas aliadas a la mencionada iniciativa. “Estamos formando capital humano de calidad, y de eso se dan cuenta muchas empresas de renombre, como Sueñolar, Casa Rica, Luminotecnia, además de que se crea una sinergia que va abriendo mesas de dialogo donde podemos comunicarnos mejor y se hace más fácil entendernos”, subrayó.  

 

Mongelos elogio la labor de la Fundación Saraki, a la que llamó de referente en temas como discapacidad e inclusión, una voz importante en el país. “Lleva adelante una labor enorme,  para nosotros es un orgullo y desafío a la vez, llevar planes de formación en conjunto”, subrayó.

 

Para cerrar la nota, remarcó que el éxito de los cursos de capacitación se dio gracias al entendimiento con la directiva de la Fundación, así como al factor comunicacional. “Antes no se sabía que era SINAFOCAL, pero superamos esa barrera, hoy estamos bien establecidos, y de la mano de organizaciones como la Fundación Saraki, nos convertimos en una institución más sólida, con credibilidad, creciendo y aún con muchos desafíos por delante, con el deseo de dejar un legado institucional”, finalizó.

 

Más de 1.900 jóvenes con discapacidad y sus familias pasaron por los cursos de la SINAFOCAL y Saraki. Desde el año pasado, los mismos se desarrollan en forma virtual, para el cual se creó una plataforma educativa accesible, diseñada de una forma atractiva e intuitiva, de fácil acceso para personas con diferentes tipos de discapacidad. En el año 1 de ejecución (2020), se desarrollaron en total 33 cursos en las localidades de Asunción y Central, Guairá y Caaguazú. En el año 2 (2021), se ejecutarán 37 cursos también en las localidades ya mencionadas, así como en Ñeembucú e Itapuá.