Nuevas estrategias para lograr la sostenibilidad en pequeñas organizaciones

  • Apr 30, 2019

    La sostenibilidad de las organizaciones es una meta que tienen en común tanto las organizaciones pequeñas como las grandes, sean lucrativas o no. Esto significa que, una vez iniciada la operación de la organización, se realizan acciones de forma a que se pueda sostener las acciones y razón de ser en el tiempo.

    En las organizaciones pequeñas, la sostenibilidad puede ser un desafío mayor. Esto se debe a la sobrecarga de labores y superposición de roles que pueden llevar a darle mucho énfasis a la ejecución de acciones programáticas que a la definición e implementación de acciones que apunten a la sostenibilidad organizacional.

    La sostenibilidad organizacional está conformada por la estabilidad de los equipos, las acciones programáticas y las finanzas.

    Cuando se habla de equipos, es vital la construcción de una cultura organizacional que esté acorde a los valores, misión y visión institucional para que se pueda establecer una coherencia entre lo que decimos y como trabajamos. Los líderes de la organización son los principales responsables de la creación y desarrollo de una cultura que permita el avance hacia la consecución de metas organizacionales.

    Respecto a las acciones programáticas, la sostenibilidad implica tener planificada la evolución respecto a las acciones sociales que la organización va a realizar durante un período de tiempo determinado, tomando en consideración tendencias nacionales e internacionales de la temática que se trabaja. Este criterio es muy importante y está vinculado tanto al punto anterior de estabilidad cultural –debido a que se logra una identificación/apropiación de los colaboradores con la causa social de la organización- al igual que existe coherencia entre las acciones que se realizan o realizarán para recaudar fondos.

    Por último, la sostenibilidad financiera busca una estabilidad en la captación de fondos. Puede sonar ilógico, pero si existen picos (altos y bajos) en los ingresos, se pueden desarrollar crisis financiera por el manejo de pocos o demasiados fondos.

    La sostenibilidad financiera brinda calma organizacional. Esto contribuye de forma directa a la sostenibilidad programática y de equipos. Cuando se tiene “asegurado” a corto o mediano plazo el accionar de la organización, se pueden proyectar crecimiento, generar fidelización a potenciales donantes y definir impactos sociales con las comunidades con las que se trabaja.

    Como fue comentado al inicio de esta reflexión, el desafío de las organizaciones pequeñas respecto a la sostenibilidad puede ser mayor. Así, se recomienda que se trabajen procesos planificados de construcción cultura organizacional sostenible, una definición teórico-práctica de la propuesta de cambio que propone la organización junto a definición de metas financieras que se necesitan alcanzar para brindar la estabilidad financiera a la organización.