La Inclusión en las Escuelas si es posible, ¡Y ellas nos demuestran cómo!

  • Mar 22, 2018

    Escrito por Montserrat Ortiz

    Área Educación Inclusiva

    A pesar de las tristes noticias en los medios sobre padres indignados porque algunas escuelas no aceptan a alumnos con discapacidad, un grupo humano selecto de la Escuela San Martín nos demuestran que sin las herramientas y los insumos suficientes, la inclusión educativa es posible con voluntad y creatividad.

    A pesar de las tristes noticias en los medios sobre padres indignados porque algunas escuelas no aceptan a alumnos con discapacidad, un grupo humano selecto de la Escuela San Martín nos demuestran que sin las herramientas y los insumos suficientes, la inclusión educativa es posible con voluntad y creatividad.

    Según las profesoras, la experiencia de los alumnos con discapacidad que asisten a diario es igual a la de todos sus compañeros. Ellos fueron matriculados, recibieron sus kits escolares y asisten a clase en las aulas donde estudian con una maestra que brinda a todos, todo su conocimiento, para hacer de ellos ejemplos de hombres y mujeres que mañana aportarán a sus comunidades.

    La escuela, que forma parte del proyecto de educación y deportes inclusivos que llevamos a cabo con USAID, normalmente trabajan con una profesora que maneja a todo el grupo, salvo el caso de un alumno en sexto grado con Síndrome de Down que cuenta con una maestra de apoyo.

    El modo para que la profesora pueda cumplir con las metas académicas del grupo y a las vez cumplir con las necesidades del alumno con discapacidad, es trabajando en equipos colaborativos en los cuales los integrantes se prestan ayuda mutua.

    En este ambiente los alumnos no discriminan, no cuestionan a sus compañeros con discapacidad. Según cuentas las profesoras, ellos son muy queridos, aceptados y tienen una participación real en las actividades de la escuela.

    Pero para lograr esto fue necesario un proceso que lleva años en el sentido de que los alumnos que ingresan, desde el primer día ven compañeros con discapacidad, lo cual deriva en una relacionamiento natural con ellos, sin prejuicios.

    ¿Pero cómo hacer inclusión si no tengo insumos o herramientas? En su momento, y hasta ahora, en la escuela San Martín tampoco tienen. Sin embargo, los materiales se crean con cartones y tapitas. Se pueden hacer cosas súper entretenidas y didácticas.

    Al final del día hacer inclusión más que una cuestión de recursos es una cuestión de actitud y creatividad de los profesores. Para incluir y educar no debe haber excusas.