Amistad que no conoce barreras

  • Jul 31, 2017

    La amistad es un tesoro, un regalo que se nos presenta para alegrarnos la vida y ayudarnos a sobrellevar los momentos difíciles. No podríamos ser totalmente felices sin amigos, sin alguien que nos contenga, nos escuche, que sea objetivo, que nos aconseje o nos preste su hombro en los momentos más amargos de nuestra existencia.

    La verdadera amistad dura para toda la vida; un amigo verdadero está presente en las buenas y en las malas, en los logros y en los fracasos, es quien te tiende la mano cuando todos los demás se olvidan de ti, quien te escucha, quien sufre con tus tristezas y se regocija cuando la vida te sonríe.
    Cualquier persona disfruta de tener amigos y pasar tiempo con ellos, pero, cuando una persona con discapacidad y sin discapacidad se unen, hasta lo más simple y común se puede volver en algo muy especial.
    Este 30 de Julio estamos celebrando en Paraguay el “Día de la Amistad”; y desde la Fundación Saraki nos adherimos al festejo, y hoy te contamos la historia de 2 verdaderos amigos; hablamos de Diana y Carlitos.
    Diana y Carlitos son amigos de años, se conocieron en la Facultad cuando Carlitos acompañaba a su hermana Maria José a sus clases donde eran compañeras con Diana. Y después ya fueron compañeros de trabajo en Saraki donde Diana trabaja hace 14 años. En la oficina siempre conversan sobre los partidos de fútbol, ya que son fanáticos del Olimpia, se hacen bromas y cuando hay tiempo salen juntos.